¿Cómo favorecer el aumento del Rendimiento Académico en la escuela de hoy?

.

¿Qué se necesita?

Dos elementos fundamentales:

1. Análisis, de la situación actual individual de cada alumno y
2. Planificación/Ejecución: tomando acción en función de los recursos disponibles y necesidades u objetivos últimos, de nuevo, de cada alumno
3. Uno adicional pero no menos crucial: Retro-alimentación, es decir, análisis de resultados parciales obtenidos a lo largo de toda la fase de estudio y el ajuste de los dos anteriores en función de la evolución del alumno

1. Análisis

Principio de Pareto aplicado al aumento del Rendimiento Académico. El Principio de Pareto (Vilfredo Pareto, 1848-1923) pone de manifiesto (en el área del Rendimiento Académico también) que, aproximadamente, el 20% de las tareas produce el 80% de los resultados (notas de examen) y con el 80% de las tareas sólo se consigue un 20% de los resultados (notas de examen).

La Regla del 80-20 o Principio de Pareto tiene otros ámbitos de aplicación como, por ejemplo, las ventas (donde el 80% de las ventas son hechas por un 20% de los clientes), los aparatos electrónicos (donde el 80% de las funciones disponibles sólo se utilizan el 20% de las veces), la ropa (el 80% de las veces, te pones el 20% de la ropa que tienes). Y el Rendimiento Académico no es una excepción para este Principio de Pareto.

¿Dónde aplicarlo?

Básicamente al identificar los puntos clave que van a permitir a cada alumno desarrollar todo su potencial dadas las circunstancias internas y externas a sí mismo en el momento actual.

¿Cuáles son esos puntos clave? (en cualquier orden)

  • Métodos de evaluación del alumno: Exámenes escritos, tests, prácticas de laboratorio, presentaciones orales ante el profesor o ante un tribunal; trabajos escritos (cor ordenador, sin ordenador, a través de Internet, …); … ¿Cómo me van a evaluar?
  • Recursos técnicos como son los medios provistos por las TIC ¿Con qué me van a evaluar y con qué voy a poder estudiar?
  • Debilidades desde el lado del alumno: Tanto de tipo emocional (miedo, ansiedad, estrés, baja autoestima, culpa, …); las derivadas de la incapacidad para hacer un uso eficiente de los recurso técnicos provistos por las TIC; así como la falta de información y habilidades personales que permitan al alumno utilizar métodos para memorizar y efectuar Lectura Rápida de los textos, manteniendo la concentración a un nivel alto y por un período prolongado; haciendo uso de Mapas Mentales (y en algunos casos, Mapas Conceptuales) y, en definitiva, asegurando un estudio eficaz y eficiente ¿Qué necesito para lograr mis objetivos académicos?

Importante: El alumno debería poder hacer gala de una Competencia Inconsciente (lo que hace lo hace sin pararse a pensar en cómo hacerlo) sobre todos los recursos identificados, técnicos o personales, que conforman ese 20% con el que se consigue el 80% de los resultados (académicos).

El Rendimiento Académico será mayor cuanto más libre de carga emocional negativa esté el alumno.

¿Con qué idea se aplica Pareto?

Con la de maximizar los resultados obtenidos por el alumno a la vez que se respeta su espacio y tiempo de crecimiento personal. Más horas de estudio no se traduce en mejores resultados.

Salida de este proceso de Planificación

Lista de tareas, recursos y habilidades, técnicas o estrategias necesarias para conseguir el más alto Rendimiento Académico para un alumno en particular.

2. Planificación/Ejecución

Bases: Búsqueda de la Eficacia (para conseguir los resultados académicos deseados) y de la Eficiencia (para hacerlo en el menor tiempo posible).

Eficacia. A tener en cuenta

  • Ley de Parkinson (“El trabajo crece hasta llenar el tiempo del que se dispone para su realización”). Cuanto más tiempo se tiene para hacer algo, más se tarda. Atención: Es contraproducente para la productividad del alumno pensar que cuantas más cosas se le pida y menos tiempo se le dé, mayor el Rendimiento Académico. Craso error. La idea es utilizar el tiempo de la manera más eficiente posible. El nivel de concentración alcanzado en cada sesión de estudio es crucial en este sentido.
  • Sistema de trabajo “Monotarea”: Es tremendamente ineficiente estudiar con el ordenador conectado a Internet mientras llegan mensajes de correo electrónico, invitaciones a comunicaciones de mensajería instantánea (“chat”), alertas de mensajes nuevos en redes sociales, … Una cosa en cada momento. Hay tiempo para todo y no se debe atender a todo en cualquier momento.
  • Intervalos de Estudio: Fijar una política correcta de Intervalos de Estudio adecuada a las necesidades y recursos individuales del alumno le permitirán rendir al máximo mientras estudia. Las interrupciones deberían eliminarse o reducirse todo lo posible.

Eficiencia. A tener en cuenta

  • Limitar al máximo la conexión a Internet y el uso del ordenador. Esto no significa que no deban utilizarse ninguno de ellos. Sí, durante el tiempo de estudio, el alumno debe utilizarlos pero únicamente para llevar a cabo las actividades identificadas en la etapa de análisis. Todo lo que se pueda hacer sin contacto con la tecnología y que suponga un aumento de la eficiencia, mejor. La tecnología está para facilitar y no para hacer más complicadas las cosas.
  • Espacio de estudio. Lo más despejado posible. Desde la mesa de estudio hasta las paredes y el suelo. Esto es más importante de lo que parece, si se pretende que el alumno mantenga la concentración a un excelente nivel durante el mayor tiempo posible, las distracciones han de eliminarse (figurativamente, al menos durante el tiempo de estudio).
  • Uso de Ayudas Gráficas al estudio. Mapas Mentales. El resultado de usar Mapas Mentales para la comprensión, asimilación, memorización y repaso de los contenidos es muy superior al de los resúmenes y esquemas tradicionales. El alumno debería tener la elaboración y uso de Mapas Mentales como una de las tareas a aprender más prioritarias. El motivo es que le van a facilitar enormemente el resto de la labor de estudio. Los Mapas Conceptuales son muy interesantes, desde el punto de vista del Aprendizaje Significativo, aunque aquí el Profesorado toma un papel fundamental, ya que, debe hacer uso frecuente de ellos en sus clases e incluso evaluar a sus alumnos con Mapas Conceptuales, para que todos (profesores y alumnos) puedan llegar a beneficiarse plenamente de sus características. Para la comprensión, asimilación, memorización y repaso de contenidos por parte exclusiva del alumno (sin la participación del profesor), los Mapas Mentales ofrecen una mejor alternativa.

3. Retro-alimentación

El proceso de estudio se entiende como algo dinámico en continuo cambio. De forma periódica deberán comprobarse los resultados parciales que el alumno está obteniendo (no sólo las notas sino las carencias identificadas en la primera fase de Análisis) y actuar en consecuencia. En esta parte se modificará, eliminará o añadirá según las necesidades y recursos actuales del alumno.

Nota final

El contenido arriba ofrecido no pretende conseguir que la productividad del alumno crezca indefinidamente. El ánimo con el que está escrito es el de poner de relieve algunas técnicas de estudio y estrategias de aprendizaje, para que el alumno ofrezca un Rendimiento Académico alto, de forma que le sea posible disponer de tiempo para crecer y desarrollarse como ser humano.

Fuentes: http://www.elartedelamemoria.org

Anuncios

Los comentarios están cerrados.