Desastre Haití

Estimados amigos:

Ante el desastre ocurrido en Haití hemos recibido una llamada de ayuda de la Compañía de Jesús en Haití a través de su ONG Entrecuturas. Reproduzco algunos fragmentos de dicho llamamiento:

Varios días después del peor terremoto de la historia del continente americano, el mal estado de las carreteras, la falta de combustible, el reguero de cadáveres y el pillaje motivado por la desesperación de los supervivientes, convierten en una misión prácticamente inviable el reparto de la poca ayuda que consigue entrar en la isla. Nuestro equipo del SJRM nos traslada sus primeras impresiones a su llegada a Puerto Príncipe.

“Todavía no hemos llegado a los lugares más afectados y lo que hemos visto ya es desastroso. Muchos muertos, muchos de los cuales están colocándolos en fosas comunes. Muchos otros todavía están bajo los escombros. La ayuda de maquinarias para el rescate de personas no se ve. Hemos visto mucha gente en pequeños campamentos al aire libre, cubierto con sábanas. Se necesitan tiendas de campaña urgentemente. El agua se necesita ya… Se necesitan instalaciones sanitarias móviles. Los hospitales están abarrotados sin medicina y escasos de personal. Por suerte no está lloviendo, roguemos para que no caiga la lluvia…”.

“Mientras más nos acercábamos al centro de la ciudad la situación era más caótica: todo destruido, cientos de muertos amontonados en las calles (observábamos cadáveres en la aceras), los hospitales abarrotados de persona; se confundían los heridos y los muertos; personas atrapadas debajo de los escombros pidiendo auxilio, mientras familiares y amigos les consolaban y acompañaban, les cuidaban del sol. No había equipos y maquinarias para el rescate. Solo esperar que llegaran”

“Los cadáveres en las calles, la gente bajos los escombros (hombres, mujeres, niños, niñas) esperando ayuda, esta realidad se repetía y repetía mientras seguíamos nuestro recorrido, cada vez con más crudeza. Vimos edificios de instituciones internacionales como la ONU y otros organismos totalmente destruidos”

“Nos encontramos a las 7 de la mañana con una frontera desolada en la que no se observaba ningún equipo de socorro y ayuda para pasar hacia la ciudad de Puerto Príncipe, únicamente se puede percibir el paso masivo de la prensa.La realidad en la ciudad de Puerto Príncipe es de tragedia, devastación, impotencia y miedo. Es imposible salir de ahí sin que el corazón se desborde en llanto”

“Antes de este terremoto, Haití ya vivía en una constante emergencia. Las condiciones son de extrema pobreza en todo el país”.

Conscientes de esta realidad, el objetivo de Entreculturas desde hace años ha sido impulsar la educación de las zonas más deprimidas del país caribeño como estrategia de lucha contra la pobreza. Para ello, trabaja mano a mano con el Servicio Jesuita a Refugiados y con Fe y Alegría.

Ante esta tragedia, Entreculturas se ha volcado en un primer momento en la ayuda humanitaria, a través del equipo del SJRM. En los próximos meses, la implicación será necesaria en el proceso de reconstrucción y, durante años, seguiremos apoyando para contribuir al desarrollo real de este país tan empobrecido y tan castigado por la naturaleza.

Desde aquí anunciamos nuestro compromiso con esta desgraciada situación y anunciamos que desde la Semana Solidaria, que culminará con el tradicional Bocata Solidario el día 3 de marzo, dedicaremos nuestros esfuerzos y apoyo a Entreculturas. No obstante si alguien, a nivel particular, quiere realizar alguna aportación os hacemos traslado de las cuentas desde las que canalizar vuestra generosidad:

  • Santander         0049 0496 83 2010200200
  • BBVA                 0182 4000 62 0208002127
  • Banco Popular 0075 0927 29 0600155000
  • Banesto             0030 1306 76 0002591271
  • La Caixa            2100 4770 11 0200104459
  • Caja Madrid     2038 0603 28 6006374747

Vaya por delante nuestro agradecimiento.

Documental de Informe Semanal: Aquí

Entreculturas

Anuncios

Los comentarios están cerrados.